sábado, 24 de marzo de 2007

300 de Zack Snyder

Ficha técnica

Dirección: ZACK SNYDER
Intérpretes: GERARD BUTLER, LENA HEADEY, DOMINIC WEST, RODRIGO SANTORO
Guión: ZACK SNYDER, KURT JOHNSTAD Y MICHAEL GORDON, BASÁNDOSE EN LA NOVELA GRÁFICA DE FRANK MILLER.
Producción: GIANNI NUNNARI, MARK CANTON, JEFFREY SILVER, BERNIE GOLDMANN
Música: TYLER BATES
Fotografía: LARRY FONG
Duración: 116 MINUTOS

Sinopsis

Basada en la épica novela gráfica de Frank Miller, 300 narra una vez más de manera atroz la antigua Batalla de Termópilas, en la que el rey Leónidas (Gerard Butler), junto con 300 espartanos, luchó a muerte contra el Emperador Jerjes y su gran ejército persa. Haciendo frente a insuperables adversidades, el valor y sacrificio de estos hombres inspiró a toda Grecia para unirse contra el enemigo persa, y así decir basta a esa situación en favor de la libertad.

La película hace cobrar vida a la aclamada novela gráfica de Miller (Sin City) al combinar la acción real con fondos digitales que reproducen su marcada visión de este antiguo cuento histórico.

Crítica

Cuando comenté hace poco el comic de 300, que no me había leído, dejé bastante claro que no me había gustado nada. Y eso me sorprendió incluso a mí, porque mira que si me gusta el Frank Miller de Daredevil, Batman o Sin City. Pero en 300 me encontré una historia simplísima (la batalla de las Termópilas), con una rigurosidad histórica muy discutible, y con unos personajes unidimensionales y poco desarrollados, dejando por tanto como única virtud del comic el (eso sí) espectacular dibujo de Frank Miller.

Ante esa perspectiva fui con precaución con la película de Zack Snyder. Si bien es cierto de que ha sido muy vanagloriado por su Amanecer de los Muertos (remake de Zombi) no sería la primera vez (ni será la última) que un director que ha hecho una buena película se estrella con la siguiente (ejemplos recientes son la injustificada, desde mi punto de vista, crítica contra el Shyamalan de La Joven del Agua; o la muy discutible versión de King Kong que hizo Peter Jackson tras su excelente trilogía de los Anillos). Pero eso no es este caso.

La película 300 NO ME GUSTA. Pero no es achacable al director, la labor de este es meritoria, consiguiendo traspasar en imágenes las viñetas de la historia original de Frank Miller. Sin duda alguna el apartado visual de la película es lo mejor que tiene, especialmente cuando uno ve las imágenes sabiendo que todo ha sido generado por ordenador (los actores rodaron en pantallas verdes donde luego fue integrado todo lo que vemos en pantalla). Desde luego que viendo la labor de Snyder y su respeto a la obra original, si él es al final el director de Watchmen, en principio su siguiente proyecto cinematográfico, se puede tener la esperanza de conseguir quizás la adaptación definitiva de un comic al cine.

Pero el problema de 300 (la película) es el mismo de 300 (el comic) lo que pasa que aquí agudizado por varios puntos negativos. Por un lado tenemos la ideología espartana, que la película nos quiere vender como la de los luchadores de la libertad y la democracia, lo cual resulta contradictorio cuando el propio ejercito, con sus jerarquías, es lo menos democrático que existe. Por otro lado tenemos la vertiente patriótica (¿cuántas veces se repite el nombre de Esparta? No recuerdo ninguna película donde se citara tanto el nombre de un sitio como aquí). Estos detalles pueden parecer superficiales y lógicos teniendo en cuenta lo que nos narra la historia, pero si con esta misma temática esta película estuviera ambientada en la actualidad, nos quejaríamos de que Hollywood nos machaca con una nueva película bélica facistoide. O incluso en España, donde decir cosas como La Patria, Todo por la Patria y Viva la Patria puede recordar a tiempos pretéritos; pues esto lo mismo pero en la antigüedad y sustituyendo Patria por Esparta.

Y ya digo que esto no es culpa del director, que simplemente traspasa al cine el comic original. Esto proviene ya del mismo comic y como está planteado, donde se justifica la vertiente bélica de los protagonistas (a diferencia de las recientes películas sobre Iwo Jima de Clint Eastwood, donde se muestra que todo conflicto armado no tiene vencedores ni vencidos sino victimas). Eso convierte a los personajes en simples guerreros, anulando su personalidad. Esporádicamente se intenta algún atisbo de emoción (cuando el hijo de uno de los personajes es decapitado, o la parte final con el sacrificio de Leonidas) pero nada de ello emociona, porque por un lado los personajes secundarios nunca pasan de ahí, sin importar demasiado lo que les pase o les deje de pasar, mientras que el sacrificio de Leonidas (tal y como está planteado) no sólo ya se ha visto innumerables veces (esa parte en cuestión puede recordar a Gladiator) sino que encima visualmente está planteado como si fuera una especie de videoclip o anuncio de televisión, con lo cual no es que te emociones mucho con algo así, la verdad...

Por otro lado está la vertiente argumental de la reina Gorgo, lo más desarrollado respecto al comic original, donde tenía menos importancia. El problema es que por ese lado tenemos una simple intriga palaciega ya vista en innumerables peplums más (y lo que no son peplums), siendo el final del consejero traidor una especie de mezcla entre Julio Cesar y Judas (el de la Biblia). Eso sí, muy meritoria la labor de Lena Headey, destacando por encima de un reparto enteramente masculino y belicoso, aunque su personaje sea tan tópico en ocasiones. En cuanto al resto de actores, ya he citado más arriba que los personajes secundarios no pasan de ahí, importando más bien poco lo que les pasa o les deja de pasar (aparte de que Snyder utiliza ciertos recursos cinematográficos que en algunas escenas parece recordar a Matrix, con lo cual al final parece más bien que estemos viendo un videojuego).

El peso de la acción estaría en los dos personajes principales: Leonidas y Jerjes; en el primer caso tenemos una buena actuación de Gerald Butler, que con el físico que tiene le aproxima a actores clásicos de peplums como Steve Reeves (no confundir con George Reeves, el actor de la serie televisiva de Superman de los años 50 del que recientemente se estrenó Hollywoodland, su biopic). El problema es que mientras que uno podía empatizar más o menos con el personaje encarnado por Russell Crowe en Gladiator (por poner un ejemplo reciente más o menos parecido) aquí Leonidas se nos presenta como un rey belicoso al que sólo le mueve la guerra y que los espartanos nunca se rinden y nunca retroceden. No hay (por tanto) ningún atisbo de humanidad en el personaje, más allá de algunos detalles con la reina Gorgo (más de cara a dotar de cierta simpatía a un personaje que no goza de ella).

Aún así no es tan descabellado como Jerjes, presentado como una especie de transexual-travesti-reina del festival (táchese lo que proceda) y que en ningún momento te crees como el líder de un gran ejercito que ha dominado naciones, máxime con todos los abalorios que lleva puestos y con cierta escena que comparte con Leonidas donde (tras él) dice algo así como que su pueblo no teme a su látigo precisamente (¿a su látigo no? ¿entonces a qué, que los sodomizes?). Viendo a Jerjes me acordé más de una vez de Boris Izaguirre (el famoso presentador homosexual visto en Telecinco y ahora en Cuatro) con lo cual ya os podéis imaginar por donde van los tiros...

Pero ese aire homosexual también está en el ejercito espartano. ¿Tantos hombres casi desnudos y con los torsos depilados cual si fueran estatuas griegas? Hay una escena donde un soldado avanza hacia Leonidas entremedio de los cadáveres de los persas... y da unos saltitos amariconados tan monos (nótese la ironía del comentario). Y que conste que no soy homófobo, pero esas ambigüedades me sobran en una historia de estas características.

Y si a todo lo dicho con antelación (historia simplísima, rigurosidad histórica muy discutible, actores que encarnan a simples marionetas, discurso bélico también muy discutible, estética de videoclip o anuncio televisivo, cierto aire homosexual en la estética y en algunos personajes) sumamos ciertos seres deformes que parecen recordar en algunos casos a los Orcos del Señor de los Anillos, queda claro que Frank Miller pensó con 300 hacer una fantasía épica con pocos visos de realidad, lo cual Snyder ha traspasado a celuloide tal cual es. Habrá quien le guste y habrá quien no, pero es ese tipo de historias que no admite puntos intermedios. Y en mi caso es el punto negativo.

CALIFICACIÓN: ·

LO MEJOR: La trasposición de las viñetas en imágenes (el aspecto visual es lo mejor de la película) y el personaje de Lena Headey (aún así, demasiado tópico)

LO PEOR: El discurso bélico de los espartanos, la ambigüedad sexual de cómo van, la historia (simple a más no poder), la estética Matrix en algunas ocasiones y SOBRETODO el personaje de Jerjes. Un tío así NO te lo crees como el líder de un poderoso ejercito.

5 comentarios:

agustin dijo...

te digo, a mi me gusto, mas alla de jerjes(que dada la epoca y que no hay que olvidar que procede de una novela grafica...)el argumento no te voy a decir que me enloquecia, pero al menos te atraia, que es lo importante de una peli, y la musica fue impresindible, lo mejor de todo, al fin de cuentas, me gusto mucho, como pelicula y las actuaciones estuvieron sobresalientes!!!
cada vez que lo veia a leonidas(GERARD BUTLER), sentia como que el que tendria que haber estado en su lugar fuese Rosell Crow....)pero repito, que las actuaciones sobresalientes!!

Las Entidades dijo...

Pues que quieres que te diga, a mi 300 es, junto con "Apocalypto" (también brutal como ella sola), el film que más me ha gustado de lo que he visto este año (y he visto bastante, xD), claro que habría que aclarar que el cómic de Frank Miller me encanta, aunque sea más por su impacto y empaque visual que por el guión, que al fin y al cabo no hace sino narrar una batalla épica, muy heroica eso sí, pero una batalla. Miller lo definía muy bien al calificar este film (y la novela ya puestos) de "fantasía histórica", pues en ningún momento tiene Miller la intención de reconstruir fielmente la realidad, sino pasarlo por su prisma de "más grande que la vida", que tan buenos resultados le dió en Sin City, Ronin, DK o Give Me Liberty, algo que en el film de Snyder se potencia aún más con esas criaturas fantásticas (rinos, elefantes, ¿trolls?) que no figuran en el original. En cuanto a los actores, yo destaco a un Gerard Butler sobresaliente, que se come la pantalla cada vez que aparece, haciendo un Leónidas mucho más carismático y humano que el del cómic. Y en cuanto a Jerjes y sus ramalazos de reina-drag...pues es igual al del cómic, pero claro, si no te gusta el cómic, dificilmente le verás la cosa (no por dios!) al personaje. Pero, aún no estando de acuerdo contigo, muy buena crítica Chacal:p

Peter Parker dijo...

Sobre el tema de la sexualidad, hay que decir que en culturas de la Antigüedad como la griega, la homosexualidad no era vista como ahora, con esta óptica judeocristiana nuestra. Fíjate si no en el amante de Aquiles, que en la película de Troya pasa a ser su primo.

Y qué quieres que te diga, los espartanos es que eran así, se entrenaban durísimamente, y creian ser descendientes de Hércules. Huir de una batalla era para ellos un deshonor.

En resumidas cuentas, que no podemos extrapolar nuestros valores actuales a hechos históricos, pese a que estén tan distorsionados como en la película.

Pedro.J Cifuentes dijo...

Bueno, llevo leyendo críticas de 300 todo el fin de semana. A mi la película me ha gustado mas que el tebeo, y coincido plenamente contigo: Su director tenía que demostrar aquí lo que había enseñado en El Amanecer de los muertos.

En este sentido, creo que lo logra, abriendo las puertas a lo que puede ser una carrera fascinante (o no, veremos si llega a formalizar Watchmen), pero en todo caso, los fallos dé este trabajo (que no es redondo) son mas bien achacables al proyecto en cuestión: adaptar un tebeo que tampoco era la octava maravilla (si bien algunos intentan venderla como tal)

Según creo, desde la primera novela gráfica de Sin City la carrera de Miller ha ido en franca decadencia. 300 es, para mi, su canto de cisne, y aun cuando no es un autor tan acabado como algunos de su quinta (Claremont, Byrne, Simonson), lo que le queda es vivir de las rentas. Ya no sorprende, sólo sabe generar titulares (¿Un tebeo de Batman contra Osama Bin Laden? Diox...)

Debido a esto, me alegra mucho de que hayas sabido hilvanar el hilo de tus pensamientos hasta que problema en sus bases, separando el tebeo de la película. Apuntas a los mismos ataques que en su momento sufrió el tebeo... y la verdad es que son ataques justificados por que Miller es machista, homófobo y facha de los que votan a George Bush.

Pero mas allá de eso, pasa como con los documentales esos de las Olimpiadas de 1936: técnicamente geniales.

Anónimo dijo...

He visto algo sobre el comic y parece ser que si ha conseguido adaptar la pelicula a mas o menos nivel.

Pero hay que decir que fuera de adaptaciones, no debemos olvidar que epica o no, es parte de la historia y estos echos ocurrieron (sin bichos-monstruos-drags, claro) y que por lo menos la pelicula ha sabido transmitir parte de esa historia